El Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, es el espacio natural protegido más extenso de España y de gran parte de Europa; su superficie es de 209.920 ha. Está situado en el nordeste de la provincia de Jaén, y une el sector oriental de Sierra Morena con el Sistema Subbético que lo conforma en su gran mayoría.

Este Parque es la cuna de dos de los ríos más importantes de la península ibérica, el Guadalquivir, que vierte sus aguas en el Atlántico y el Segura, que lo hace en el Mediterráneo. Además posee numerosos pantanos y lagunas; entre los primeros, destaca "El Tranco de Beas".

Estas sierras tienen una gran riqueza florística y faunística, teniendo un total de 24 especies endémicasEn su extensa superficie, hay un total de 23 municipios cuya población se eleva a un total de 87.744 habitantes. Son pueblos de carácter serrano ubicados en enclaves naturales de gran belleza.

Historia y paisaje

Zona de gran interés turístico por la complejidad y diversidad paisajística que la colma de tanto esplendor. El gran número de pequeños núcleos, sobre todo en la Sierra de Segura, así como la adaptación de los habitantes de estas tierras, ha dado como resultado el que surjan símbolos culturales, escenas y panoramas urbanos que rápidamente nos irán sorprendiendo: la suave presencia de Cazorla bajo la Peña de los Halcones, o la belleza de la Iruela y su castillo, el descanso de Cortijos Nuevos en

el valle frente a la imponencia de Hornos, la delicadeza de Pontones y lo recóndito de Santiago de la Espada, o la formidable figura de Segura de la Sierra frente al Yelmo. Ya desde la Prehistoria la actividad humana destacó en el conjunto de estas sierras. Así lo atestiguan las cuevas y pinturas rupestres paleolíticas y la presencia de poblados íberos, a cuyo legado pertenece la Diosa alada Astarté. La localización de estas tierras en el Alto Guadalquivir permitió que desde muy temprano fuese este un lugar de paso para fenicios, griegos, iberos, romanos, etc., en su penetración desde las costas hacia el interior de Andalucía. Posteriormente estos parajes actuarían de frontera entre el Reino de Granada y Castilla. Durante el siglo XVIII sus grandes masas forestales sirvieron para la construcción de gran parte de las naves de la flota española, constituyéndose allí un almirantazgo; después estas comarcas siguieron desarrollándose quedando escritas importantes páginas de su historia que aún hoy nos resulta difícil rescatar.

Visitas de interés

A sus tesoros naturales, estas sierras añaden un atractivo legado cultural: castillos, torres, atalayas, iglesias, fuentes y pinturas rupestres neolíticas salpican la veintena larga de pueblos localizados en el parque, donde viven más de 200.000 habitantes.

Los halcones, abundantes en estas sierras, han dado nombre a la peña sobre la que se ubica Cazorla, capital histórica de la zona y una de las ciudades más bellas de la península. En su casco urbano podemos destacar el Callejón de los Caldereros; el barrio del Castillo; la Bajada de la Plaza; la preciosa Plaza de Santa María, con el río Cazorla pasando por debajo de ella y las ruinas de la impresionante Iglesia de Santa María. Un paseo por sus callejuelas conduce al castillo de Yedra. Ya en lo alto de la colina, se vislumbra una bella panorámica general de todo el parque.
La necrópolis ibérica de Toya, en Peal de Becerro, da constancia de la presencia de poblados íberos en la zona. De los casi 400 años de dominación árabe y de la época de la Reconquista se conservan en el Parque los conjuntos histórico-artísticos de Segura de la Sierra y Hornos, el Castillo de San Miguel de Bujaraiza, los castillos árabes y cristianos de Cazorla, la atalaya Templaria de La Iruela y el castillo y la atalaya de Tíscar. También son de interés el Museo Zabaleta de Quesada, y la villa romana de Bruñel, también en este término municipal.

Artesanía

En muchos de los pueblos del Parque se realizan labores artesanas de confección en telares de alfombras, esteras y mantas. Otras actividades de orígenes ancestrales son realizadas por los habitantes de las sierras: cestería, carpintería, bordados, cerámica,...que conservan el rico sabor de la tradición en estas comarcas.

Recursos y gastronomía

El principal recurso de estas comarcas, además de la producción de un aceite de oliva de excelente calidad, es la madera con la que se han construido desde barcos hasta traviesas para las vías férreas, y de manera muy especial el turismo. El ganado ovino tiene también gran importancia, especialmente en la comarca de la Sierra de Segura donde la raza "segureña" es la más característica.

La abundancia de caza y pesca y la especial climatología marcan fuertemente la tradicional gastronomía serrana. Entre los platos más típicos se hallan la gachamiga, la tortilla serrana, la pierna y cabeza de cordero asados,... También existe una milenaria tradición de elaboración de chacinas y de artesanía repostera: cerezas de San Isidro, higos de Burunchel, "melones escritos" de Peal de Becerro, etc.

©Copyright 2007 - Casa Rural Pozo de la Nieve - Iznatoraf (Jaén)